sábado, 28 de febrero de 2009

Soñando con tu amor

Cada noche, al amparo de un cielo distinto, me tumbo junto a ti, para acariciar tu hombro y besar tu cuello. Deslizo mis sucias manos por tu espalda desnuda hasta que la cremallera pone fin a esa suave pendiente. Tu boca se calla y el perfume me anestesia para volverme a dormir en el frío sueño que no me deja seguir. Yo no era nada antes de ti, y ahora tu amor refleja en mis arrugados párpados la ilusión de un nuevo amor. Me gustaría mirarte de frente y percibir si el brillo de tus pupilas se corresponde con lo que siento por ti. El caminar de cada día, me fija el amarrado destino de buscarte en cada rincón, en cada calle, en el desconcierto que reina en mi cerebro. Guardo tu fotografía en el bolsillo agujereado de mi camisa, para que no te arrugues, para que no te empapes de mis lágrimas y te desvanezcas entre los pasos de la gente. Eres mi vida y no quiero que nadie me obligue a morir sin conocerte. Una caja de cartón y una botella de vino, nos dará calor una noche más a este improvisado hogar que es la calle, nuestra calle.

2 comentarios:

Brida dijo...

¡Precioso!
Sin más.

Anónimo dijo...

Increible, para enamorar. Cada palabra es un guiño al amor. Me has dejado sin palabras. Enhorabuena!!!